Noche de muertos

   La silueta se movía entre las sombras proyectadas por las innumerables pequeñas llamas de otros tantos cirios. Se adivinaba la forma de un hombre con abrigo largo y sombrero de copa, ambos raidos y hechos jirones, se movía con tranquilidad entre flores y adornos y sus pasos no rompían el silencio que solo permitía el sonido de una pequeña brisa que movía las hojas. Se paró frente a una tumba, unas galletas de chocolate descansaban sobre una lápida. No dudó en apartar de un manotazo una calabaza que tenía una tosca cara dibujada, ahora ya tenía a mano la bandeja de pastas que no dudó en coger. A pocos metros de allí el cristal de una botella de tequila brillaba con las tenues luces que iluminaban el camposanto como un cielo estrellado. El hombre apoyó su espalda sobre unos ramos florados y se sentó con las piernas cruzadas sobre el césped. Intercalaba el masticar las galletas con unos largos tragos del licor blanco.

   Una mujer se acercó a la figura sentada que comía y bebía, se aproximó sin miedo y con paso resuelto. Su pelo negro pulcramente encerado caía elegantemente sobre el vestido blanco impoluto que vestía, su rostro cuidadosamente maquillado mostraba el enfado que le llevaba a acercarse al hombre que ni se inmutó ante su llegada a pesar del extraño escenario, un cementerio, donde se encontraban y las horas que eran, bien entrada la madrugada.

   —¿Qué crees que estás haciendo? —preguntó la mujer con evidente enfado.

   —¿Acaso no lo ves? —respondió el hombre con la boca llena—. Como y bebo.

   —Esas cosas no son tuyas.

   —Están aquí sin que nadie les dé uso, ¿por qué no le iba a sacar provecho?

   La mujer miró a su alrededor, realmente no parecía que su dueño estuviese. Solo veía unas pocas personas a lo lejos. Otra mujer estaba sentada sobre una tumba viendo lo que parecía un álbum de fotos y se podía adivinar que lloraba con nostalgia. Más allá, dos niños jugaban con unas guirnaldas saltando por encima de filas cirios. Devolvió su mirada al hombre que no disimulaba su nulo interés en ella y que, ahora, comía unos plátanos.

   —¡Deja de robar comida! —exclamó la mujer con enfado evidente.

   —Ya te lo he dicho, sus dueños no se han dignado a salir en esta noche de muertos.

   —Pero eso no te da derecho. Si tú no tienes comida no es culpa del resto.

   El hombre, ahora sí, alzó la cabeza para mirar a la mujer. Se sacó su sombrero de copa gastado en exceso. Su rostro estaba muy demacrado y tenía varias pequeñas cicatrices, se pasó su mano sobre sus cabellos sucios y enmarañados, eran canosos y escasos, con el paso de sus dedos se abrían claros en su cabeza que mostraban más marcas de heridas pasadas.

   —Verás, mujer —comenzó a decir el hombre—. Yo no soy de México y aunque así fuese hace demasiado que me encontró la muerte. Fui enterrado allí abajo con solo una endeble cruz de madera que hace tiempo que desapareció. No tengo a nadie que me visite en estos días santos, mucho menos que me deje ofrendas, pero sigo aquí enfrascado sin camino a cielo, infierno… ni tan siquiera al Mictlán. Sigo despertándome en estas fechas sin nada que hacer, sin a nadie que añorar. Disfruta de tus bonitos obsequios, se ve que tú familia te ha enterrado con cuidado y que siguen cuidándote. Así que sigue a tus asuntos y déjame con los míos.

   La mujer cambió la dureza de su rostro, echó un vistazo de reojo hacia su tumba que lucía un precioso altar llenó de luz, de adornos y de comida apetitosa. Tras una nueva mirada hacia el hombre, descubrió que este volviera a perder el interés en su presencia, pero habría jurado que sobre la botella de tequila resbalaba una lágrima perdida que surgiera de los ojos apagados de aquel pobre espíritu.

   Finalmente, la mujer se alejó del hombre, este suspiró entre aliviado por dejar de escuchar sus quejas y, al mismo tiempo, con pena de no poder hablar con nadie, aunque fuese para discutir. Cogió otro plátano y tras pelarlo sin cuidado se lo introdujo a grandes mordiscos hasta que sus carrillos se hincharon llenos de fruta. Al tiempo que se deshacía de la monda una sombra se proyectó delante de él, sobre el suelo.

   —¿Y ahora qué? —dijo cansinamente el hombre sin levantar su rostro.

   Un pan ennegrecido bajó hasta la altura de sus ojos. El hombre levantó la mirada y se encontró de nuevo con la mujer anterior, sostenía el pan ofrecido en una mano y en la otra llevaba un mantel limpio que formaba un pequeño petate. Lo más llamativo era su rostro dulce, opuesto totalmente a la dureza que reflejara anteriormente.

   —Ten —dijo con voz melosa—. Pan de muerto con cubierta de chocolate, creo que te gustara, aún está tierno.

   El hombre recogió dubitativo el mollete ofrecido. La mujer se sentó a su lado y abrió el pequeño petate improvisado con más comida y bebida de todo tipo.

   —No robes a los demás —continuó la mujer—. Aunque encontraran el camino o no hayan salido de sus sepulcros esta noche, esas son sus ofrendas. Yo tengo de sobra y nunca como, me alimento de los recuerdos y el cariño de los míos. Si tú necesitas la comida, coge la mía sin cuidado, que mientras masticas yo te contaré las historias que me alegran el alma y los dos nos saciaremos en esta noche de muertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

Adictos a Los Libros

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Libros que voy Leyendo

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

El universo de los libros. Blog de libros

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Fantasiando con libros

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Volando entre libros abiertos

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Algunos Libros Buenos - Blog de reseñas de libros

Blog de libros. Reseñas de libros, novedades editoriales, foro literario, libros recomendados, encuentros y firmas con escritores. Club de Lectura

Entre mis libros y yo

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Entre montones de libros

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Libros y Literatura

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Devoradora de libros

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Amor por los libros.

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Libros y mazmorras

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Libros que hay que leer

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Libros y Literatura

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

La Orilla de los Libros

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

Lihem Ben Sayel

-Memorias de una Princesa-

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

La túnica de Neso

Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

ENDIK LARSSON: EL RINCÓN DE MIS VERDADES

Como politólogo y cineasta, hablamos de ambos temas por separado o a la vez. Analizamos films, situaciones políticas y relato mis viajes alrededor del mundo, dando un punto de vista personal, para disfrutar de sitios de manera diferente. Contacto: endik_larsson@hotmail.com

La esencia misma del Misterio

Publicación oficial © VOCES DEL MISTERIO

Una historia de miedo para cada día

Historias de miedo y terror

Meryeinyel

Poesía,infografía,crítica y frases.

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

Blog para escritores

Un blog para escritores con reseñas, consejos, noticias, libros, premios

Apalabrando los días

Isabel F. Bernaldo de Quirós

Serendipia

Blog dedicado a compartir un pedacito de mí misma.

Papeles de un cuentacuentos

"Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro" Emily Dickinson

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

xibeliuss

Que no sea por no intentarlo

Las lecturas de Guillermo

Los mejores libros para todos y muchas cosas más.

borderline

Cronista fiel de las gilipolleces que me rodean o que salen de mí mismo

Antinomía libro

Blog profesional de reflexión sobre el sector del libro

Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias...

Runa de piedra

Una ventana que se abre hacia el amplio mundo de la ficción. Relatos, historias, novelas, fragmentos y todo cuanto cabe en la imaginación de un iluso soñador. No eches el pestillo, deja abierto.

El Valhalla Friki

Aquí es donde eliges qué ver un domingo de sofá y mantita

Lord Alce lee y escribe

Un blog que refleja mis obsesiones personales

Charly Letras

Libros, relatos, cuentos y paranoias varias.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: